Páginas vistas en total

lunes, 19 de septiembre de 2011

NOTICIAS INTERNACIONALES. Denuncian a Benedicto XVI ante Corte Interncional

NOTICIAS INTERNACIONALES

Denuncian ante la Corte Internacional a Benedicto XVI por lesa humanidad.
Miérc.14 de Sep. 2011

La Agencia Internacional de Noticias EFE, en Bruselas, Bélgica, entre otros medios de comunicación, difundió el 13 de septiembre la trascendental noticia a nivel mundial sobre la demanda al Papa por encubrir abusos sexuales. Algunos de los títulos de esta noticia son eco de las palabras proféticas de Jesús cuando expresó en su primera venida al Mundo: “Nada permanecerá oculto para siempre”, sentencia que hoy se cumple en particular, cada vez de manera más clara y acentuada sobre la doble cara del que fuera militante de las juventudes hitlerianas, Joseph Karl Ratzinger Peintner, Benedicto XVI, es hijo de un gendarme y de madre judíos, todo parece confirmar que él es uno de los personajes miembros del rabinato que en su odio contra Jesús, han jurado destruir la Iglesia que fundó sobre Pedro.

Ratzinger, ha mantenido ocultos sus verdaderos propósitos desde su ingreso al seminario. Luego, fue profesor de teología y colaborador de la revista Progressio de tinte modernista y antitradicionalista y confirmó su activismo como agente al servicio de los Illuminati, aprovechando su posición como perito en el Concilio Vaticano II junto al también sectario illuminatista cardenal judío alemán Joseph Frings, las dos cabezas visibles que impulsaron la corriente modernista en el Concilio de corte ecuménico.

Los cardenales masones e illuminati necesitaban que el cardenal Roncalli llegase a ser Papa, pues sus ideas de modernizar la Iglesia facilitarían el móvil que los sectarios perseguían convenciéndole de convocar a un nuevo concilio ecumenicista que sería el Concilio Ecuménico Vacticano II para seguir alcanzando los propósitos de los judíos sectarios comunistas Lenin y Stalin en su plan de infiltración para demoler la Iglesia de Cristo desde dentro.

Los cardenales infiltrados hasta la cúpula Vaticana promovieron entonces la elección del cardenal Roncalli quien fuera el Papa Juan XXIII, a quien engañaron haciéndole creer que sus anhelos de modernizar la Iglesia, el Aggiornamento de la Iglesia que quería el Papa Juan, tenía los mismos propósitos del modernismo masónico, solo que en realidad, se trataba de anhelos totalmente diferentes. Juan XXIII abrió el Concilio Ecuménico Vaticano II, pero lo continuó el Papa Paulo VI sólo por un breve tiempo, porque decidieron secuestrar al Papa en sus mismas habitaciones del Vaticano y presentar en las sesiones y ante el mundo, a un doble de Paulo VI, mientras manipulaban a este doble del Papa los cardenales Jean-Marie Villot, Secretario de Estado y los cardenales Giovanni Benelli y Antonio Casarolli como principales cabezas de la jerarquía infiltrada. El libro del Apocalipsis hace referencia pñrofética a esta infiltración en la jerarquía vaticana mediante el símbolo del Cordero que habla como la Bestia y está totalmente al servicio de la primera bestia (la masonería) y aprovecha su poder (Ap. 13, 11-12).

Y en las sesiones del Concilio actuaba astutamente el equipo infiltrado promoviendo las reformas que les interesaba para asestar los golpes estratégicos que causarían medularmente la demolición de la Iglesia Católica desde los tesoros de su Tradición milenaria. Les era fundamental aniquilar lo central y medular de la vida de la Iglesia y de todo fiel católico que es el Eterno Sacrificio o Santa Misa, hasta que puedan suprimirla; así han empezado a demoler la Iglesia en cascada. Lograron en este concilio ecuménico dar un enorme paso, erradicar casi por completo la celebración de la Tradicional Misa en latín de San Pío V sustituyéndola por el Novus Ordo Misae o la Misa actual.

El plan de demolición ha logrado diversos avances, todo se plena desde las logias masónicas italianas Propaganda 1 (“P-1”) y Propaganda Due (“P-2”), donde han tenido su filiación masónica y comunista muchísimos sacerdotes, monseñores, obispos, y cardenales, funcionarios de gobierno, jueces y periodistas. A la muerte de Paulo VI llegó al Pontificado Juan Pablo I, quien sufrió, promovido por los Illuminati un atentado en su reunión con el Arzobispo ruso Nikodim, justo al décimo día de su reinado. Nikodim iba a hacer importantes revelaciones del plan de la infiltración hecha a la Iglesia y de lo que estaban haciendo los comunistas rusos y sus aliados, le revelarían cuales eran las intenciones de los Illuminati y del sentido del vil Tratado Vaticano-Moscú, instrumento que en esencia constituye el antagonismo de la tradicional postura y doctrina de la Iglesia Católica contra el comunismo.
Poco después Juan Pablo I recibió de manos del periodista italiano Mino Pecoretti -miembro de la Logia P-2-, la lista de los jerarcas del Vaticano afiliados a la masonería y agentes de la infiltración para demoler a la Iglesia. Esta lista la tenía en sus manos el día en que lo envenenaron los cardenales traidores, a quienes en reunión previa a que lo asesinaran, les había advertido que iba a destituirlos de sus cargos, entre ellos figuraba su Secretario de Estado Jean-Marie Villot, el mismo que mantuvo secuestrado a Paulo VI. Este fue el error de Juan Pablo I que motivó su envenenamiento y muerte al 33° día de su Pontificado, y que correspondía a la profecía que Sor Lucía le había dicho desde que era Patriarca de Venecia.
Entre los oscuros cardenales que iba a destituir, estaba el obispo Paul Marcinkus del Banco Vaticano, quien se aprovechaba de los fondos del Banco para financiar actividades ilícitas y contrabando de opio protegido por la CIA (Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos).

Cuando los Illuminati se habían dado cuenta que Juan Pablo II era también acérrimo opositor del comunismo, atentaron contra su vida, como lo confirman las declaraciones de Ali Agkca, el agente que usaron los comunistas para acabar con su vid, unido a los cardenales infiltrados en la cúpula vaticana y que planearon el atentado.

Los Illuminati son una secta fundada a su vez por el también judío alemán, Adam Baishaupt, expulsado de la orden de los jesuitas. A esta secta pertenecen no solo los cardenales judío alemanes Joseph Karl Ratzinger Peintner, Benedicto XVI y Joseph Frings, quienes fueran las cabezas visibles de la corriente modernista en el Concilio, sino además un grupo mucho más grande de obispos y cardenales que han extendido sus tentáculos en muchos países y posicionado estratégicamente a sus agentes como Jerarcas de la Iglesia en las más importantes Conferencias Episcopales en todos los países donde tiene asiento la Iglesia Católica; en las Comisiones Pontificias, etc., por eso pudieron hacer llegar hasta la Silla de Pedro a uno de sus siervos judíos del rabinato: Benedicto XVI. Este grupo sigue planeando nuevas reformas para terminar de demoler las riquezas de la Liturgia de la Iglesia y el esplendor de su Gracia en todos sus ámbitos. Así el Priorato de Sión tiene contemplado pronto demoler la Iglesia de Cristo y hacer surgir una anti-iglesia a la fundada por Jesús, dándole un tinte sincrético y de Iglesia Universal presidida por Maitreya el anticristo a quien presentará Benedicto XVI.

Para tener poder y estar cubiertos con poderes especiales, este grupo infiltrado de obispos y cardenales mantienen pactos con demonios poderosos que en la jerarquía demoníaca. Estos demonios tienen funciones especiales, pero de manera opuesta a los Ángeles de Dios. Los pactos demoníacos de estos obispos y cardenales implican profanaciones y sacrilegios que el mundo también conocerá en su momento, entre ellos están los actos criminales de pederastia clerical, razón por la cual Joseph Karl Ratzinger Peintner, desde que era Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, firmó un decreto con carácter secreto para proteger a los sacerdotes, obispos y cardenales que realizan estos actos abominables. Estas aberraciones y profanaciones de cuerpos de niños por sacerdotes, obispos y cardenales ya están mucho más manifiestos que en el pasado cuando nadie quería hablar ni reconocer la realidad de lo que está pasando en la Iglesia de Cristo.

Benedicto XVI suscribió desde entonces el documento secreto conocido como  Decreto del Delito de Sollicitationis mediante el cual se obligó a todos los miembros de la Iglesia a proteger a los clérigos pervertidos, como lo testifica un importante grupo de sacerdotes que trabajaban en una Oficina del Vaticano con la función específica de proceder al ocultamiento y negociaciones con los familiares de los niños que padecieran como víctimas de la pederastia clerical, y solo se removía de una parroquia a otra, de un país a otro, de una Diócesis a otra, a los sacerdotes para evadir el enjuiciamiento de la ley a estos criminales.

Existe una serie de videos donde aparecen claras estas investigaciones y hechos en Internet a través del servicio de Youtube sobre la pederastia en la Iglesia donde queda clara la responsabilidad directa de Benedicto XVI en estos crímenes.

A continuación apreciará el documento secreto que el antipapa expidió desde hace mucho con esta finalidad, denominado como “Decreto Delito de Sollicitationis”,  serie de videos que hay que ver con detenimiento, están a su alcance en los siguientes Links en Youtube:




http://www.youtube.com/watch?v=265zyMrZu3o&NR=1 ABUSOS SEXUALES Y EL VATICANO 4/4

Podemos ahora entender más fácilmente cómo estos crímenes están verdaderamente asociados a cultos demoníacos donde participa el grupo cupular de cardenales del gabinete de Benedicto XVI, razón por la que se le ha visto en diversas ocasiones revestido de Papa haciendo “señas satánicas”.


Qué mejor forma de vengarse contra Jesús por parte del rabinato judío constituido en el Rabinato de Sión que lo llevó al Calvario, que volver a crucificarlo destruyendo Su Iglesia, y tal como sucedió mediante el Caballo de Troya, infiltrarla para destruirla desde dentro, esta ha sido la estrategia sutil y menos notoria para los fieles y los clérigos católicos, aniquilando su Magisterio, su Tradición, su Doctrina y la celebración del Culto Eucarístico hasta alcanzar la supresión total del Eterno Sacrificio o Santa Misa.

La Publicación de las investigaciones serias, juiciosas, sustentadas, certeras y veraces del libro “El Anticristo” de Robin de Ruiter, y las expuestas en muchísimas publicaciones en torno a estos temas, revelan la compleja entramada del plan del Priorato de Sión. Hoy queda más al descubierto, la doble cara y las sucias intenciones no solo de Benedicto XVI, sino la realidad de los más terribles e inimaginables ritos de culto demoníaco celebrados en el interior del Vaticano. Por esto, no es de extrañar que sigan demandando a Benedicto XVI como cabeza responsable de la liga internacional criminal de los crímenes de pederastia como se aprecia se aprecia en la siguiente y reciente noticia internacional.

Demandan al Papa por encubrir abusos sexuales
*Víctimas denuncian también a otros tres importantes cardenales del Vaticano
Bruselas, Bélgica, 13 de sep. (EFE).- Una organización de apoyo a víctimas de abusos sexuales de sacerdotes denunció ayer al Vaticano, incluyendo al Papa y a tres importantes cardenales, ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) por cargos de lesa humanidad.

La Red de Supervivientes de Personas Abusadas por Sacerdotes (SNAP) presentó la demanda al considerar que funcionarios del Vaticano participaron en el “encubrimiento generalizado y sistemático de violaciones y crímenes sexuales” contra niños en todo el mundo, según apunta un comunicado.

Florence Olara, portavoz de la Fiscalía de la CPI, con sede en La Haya, confirmó que su oficina ha recibido los documentos y que los analizarán igual que hacen con todas las comunicaciones, de forma que se “tomará una decisión a su debido tiempo”.

El texto de la demanda cita como personas que “puede considerarse que tienen la mayor responsabilidad” al Papa Benedicto XVI y a los cardenales Tarcisio Bertone (secretario de Estado Vaticano), Ángelo Sodano (su predecesor) y William Levada (prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe).
La demanda fue presentada por miembros de SNAP de Alemania, Bélgica, Holanda y Estados Unidos.